¿Qué es exactamente el hielo seco?

El hielo seco no es más que dióxido de carbono en estado sólido, muy similar al hielo que todos conocemos, de ahí su nombre, pero con una diferencia muy notable, el hielo convencional cuando se derrite, se convierte en agua, sin embargo en el caso del hielo seco, el dióxido de carbono pasa directamente de un estado sólido a un estado gaseoso sin pasar por el líquido, se sublima (sublimación es el cambio de estado de sólido a gaseoso sin pasar por el estado líquido), y no deja residuos húmedos.

hielo seco

Usos

Debido a las propiedades del hielo seco, como la sublimación, existen multitud de aplicaciones en diferentes tipos de industria y sectores, que permiten una mejora sustancial de sus procesos.

Alimentación

El hielo seco se ha convertido en un complemento más para restauradores y cocineros que lo emplean para elaborar originales platos y crear efectos sorprendentes como el humo. Además es un producto muy demandando para coctelería y presentación de postres en la alta cocina, el hielo seco es más visual y más fácil de transportar que el nitrógeno líquido, y tiene más cualidades y mejores prestaciones.

Por ejemplo se consigue un efecto de humo tan vistoso para el consumidor como beneficioso debido a su carácter potenciador de aromas, entre otros. Es un sistema de enfriamiento instantáneo, rentable y seguro para los alimentos.

También se utiliza para el transporte y conservación, para la refrigeración en catering de aeropuertos, para el almacenaje y transporte de productos refrigerados y congelados durante transporte por carretera o por tren y para el almacenaje y transporte en hospitales para alimentos y para productos biomedicinales.

Industria

En industria el hielo seco tiene diferentes aplicaciones como son el calado de piezas en la construcción mecánica, concretamente en este sector se utiliza el hielo seco para facilitar el ensamblaje y ajuste de piezas por contracción pero también para la molienda criogénica o el desbarbado de plásticos moldeados y cauchos.

Industria Vitivinícola

El hielo seco se ha convertido también en una “herramienta” muy útil en enología y en la vitivinicultura en general, empleado ya por bodegas durante la campaña de la vendimia de para la refrigeración de uvas y de mosto.

hielo seco vendimia

Durante la vendimia, las temperaturas elevadas son indeseadas ya que la uva puede empezar a fermentar, por ello es necesario aportar frío, el hielo seco presenta las siguientes ventajas respecto a otras fuentes de frío:

  • es estéril, sin gusto ni olor
  • es bacteriostático y empuja el oxígeno fuera.  Eso significa que nos ayudará a impedir las posibles fermentaciones indeseadas.
  • posee gran cantidad de energía fría
  • es una fuente de frío fiable
  • es económico
  • a diferencia del hielo convencional el hielo seco sublima, es decir, pasa del estado sólido a gas directamente sin dejar restos. En cambio el hielo convencional, funde en forma de agua, lo cual supone un empeoramiento en las calidades del mosto y por lo tanto del vino.

Limpieza criogénica

Es un proceso 100% ecológico donde se acelera una partícula de hielo seco en un flujo de aire presurizado y golpea una superficie para limpiarla en sitio, sin humedad ni residuos y sin dañar la superficie a limpiar, además durante este proceso no se utilizan productos químicos. Un ejemplo de uso podría ser la limpieza de un cuadro eléctrico sin desconectarlo de la luz.

Agricultura

En las extensiones agrícolas el hielo seco se utiliza para combatir la presencia de roedores, topos e insectos o para el marcado en frío del ganado, un procedimiento autorizado por le legislación de la UE.

Informática y electrónica

Básicamente se utiliza para el enfriamiento de aparatos electrónicos, mejorando su rendimiento dado que acelera la transmisión de las señales eléctricas.

Ocio

Principalmente el uso de hielo seco es muy apreciado en fiestas para crear espectaculares efectos, como humo bajo o niebla, así como burbujas.

Precauciones con el hielo seco

Para una correcta aplicación y evitar inconvenientes a continuación se enumeran una serie de recomendaciones que hay que tener en cuenta a la hora de almacenar y transportar hielo seco:

  • Debe de almacenarse en contenedores isotérmicos.
  • Con un mejor aislamiento tardará más en sublimar (pasar de estado sólido a gaseoso).
  • El contenedor no debe de ser estanco pues el CO2 gas generado por sublimación podría reventar el contenedor.
  • Mantener el local donde está almacenado suficientemente ventilado y evitar transportarlo en coches.
  • No almacenar el CO2 en neveras para evitar congelar todo lo que haya en ella.

Si desea comprar hielo seco o ampliar la información, puede consultar la sección Suministros, hielo seco o contactar con Simagas.